24 Nadie busque su propio bien, sino el de su prójimo.