18 Ahora bien, Dios ha colocado a cada uno de los miembros en el cuerpo según le agradó.