27 Ahora bien, vosotros sois el cuerpo de Cristo, y cada uno individualmente un miembro de él.