22 Si alguno no ama al Señor, que sea anatema . ¡Maranata !