3 y traigamos a nosotros el arca de nuestro Dios, porque no la consultamos en los días de Saúl.