3 Y sucedió que esa misma noche la palabra de Dios vino a Natán, diciendo: