10 El que ama a su hermano, permanece en la luz y no hay causa de tropiezo en él.