17 Pues es mejor padecer por hacer el bien, si así es la voluntad de Dios, que por hacer el mal.