29 Y el rey juró, diciendo: Vive el SEÑOR, que ha redimido mi vida de toda angustia,