25 Ahora pues, te ruego que perdones mi pecado y vuelvas conmigo para que adore al SEÑOR.