27 Cuando Samuel se volvía para irse, Saúl asió el borde de su manto, y éste se rasgó.