3 Pues nuestra exhortación no procede de error ni de impureza ni es con engaño;