7 Porque Dios no nos ha llamado a impureza, sino a santificación.