2 Pues vosotros mismos sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como un ladrón en la noche;