4 Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que el día os sorprenda como ladrón;