4 porque las armas de nuestra contienda no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas;