5 Pues yo no me considero inferior en nada a los más eminentes apóstoles.