15 Y hasta el día de hoy, cada vez que se lee a Moisés, un velo está puesto sobre sus corazones;