8 pero cobramos ánimo y preferimos más bien estar ausentes del cuerpo y habitar con el Señor.