13 Porque si estamos locos, es para Dios; y si somos cuerdos, es para vosotros.
14 Pues el amor de Cristo nos apremia, habiendo llegado a esta conclusión: que uno murió por todos, por consiguiente, todos murieron;