6 Y los príncipes de Israel y el rey se humillaron y dijeron: Justo es el SEÑOR.