8 Y han habitado en ella, y allí te han edificado un santuario a tu nombre, diciendo: