35 El adiestra mis manos para la batalla, y mis brazos para tensar el arco de bronce.