6 Por lo cual te recuerdo que avives el fuego del don de Dios que hay en ti por la imposición de mis manos.