17 Cuando llegamos a Jerusalén, los hermanos nos recibieron con regocijo.