3 Cuando abrió el segundo sello, oí al segundo ser viviente que decía: Ven.