7 Toda tú eres hermosa, amada mía, y no hay defecto en ti.