2 Y no tendrán heredad entre sus hermanos; el SEÑOR es su heredad, como les ha prometido.