10 Cuando prestes cualquier cosa a tu prójimo, no entrarás en su casa para tomarle prenda;