13 Mejor es un joven pobre y sabio, que un rey viejo y necio, que ya no sabe recibir consejos.