5 El necio se cruza de manos, y devora su propia carne.