3 Porque los sueños vienen de la mucha tarea, y la voz del necio de las muchas palabras.