9 No te apresures en tu espíritu a enojarte, porque el enojo se anida en el seno de los necios.