4 Puesto que la palabra del rey es soberana, ¿quién le dirá: Qué haces?