5 El que guarda el mandato real no experimenta ningún mal; y el corazón del sabio conoce el tiempo y el modo.