9 Más valen dos que uno solo, pues tienen mejor remuneración por su trabajo.
10 Porque si uno de ellos cae, el otro levantará a su compañero; pero ¡ay del que cae cuando no hay otro que lo levante!
11 Además, si dos se acuestan juntos se mantienen calientes, pero uno solo ¿cómo se calentará?
12 Y si alguien puede prevalecer contra el que está solo, dos lo resistirán. Un cordel de tres hilos no se rompe fácilmente.
13 Mejor es un joven pobre y sabio, que un rey viejo y necio, que ya no sabe recibir consejos.
14 Porque ha salido de la cárcel para reinar, aunque nació pobre en su reino.
15 He visto a todos los vivientes bajo el sol apresurarse a ir junto al joven sucesor que lo reemplaza.
16 No tenía fin la multitud de todos los que lo seguían, y ni aun los que vendrán después estarán contentos con él; pues también esto es vanidad y correr tras el viento.