30 Y pondrás sobre la mesa el pan de la Presencia perpetuamente delante de mí.