22 Cada tabla tenía dos espigas para unirlas una con otra; así hizo con todas las tablas del tabernáculo.