18 Y había esculpidos querubines y palmeras; una palmera entre querubín y querubín, y cada querubín tenía dos caras: