10 Y tú, hijo de hombre, describe el templo a la casa de Israel, para que se averguencen de sus iniquidades, y tomen las medidas de su plano.