21 Porque todos buscan sus propios intereses, no los de Cristo Jesús.