25 Pero ahora que ha venido la fe, ya no estamos bajo ayo,