8 Esta persuasión no vino de aquel que os llama.