7 No os dejéis engañar, de Dios nadie se burla; pues todo lo que el hombre siembre, eso también segará.
8 Porque el que siembra para su propia carne, de la carne segará corrupción, pero el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.