8 Y llamó Dios a la expansión cielos. Y fue la tarde y fue la mañana: el segundo día.