20 Y Dios estaba con el muchacho, que creció y habitó en el desierto y se hizo arquero.