26 Entonces el hombre se postró y adoró al SEÑOR,