8 Vio, pues, Esaú que las hijas de Canaán no eran del agrado de su padre Isaac;