28 ¿Por qué no me has permitido besar a mis hijos y a mis hijas? En esto has obrado neciamente.