40 Estaba yo que de día el calor me consumía y de noche la helada, y el sueño huía de mis ojos.